El origen de la autenticidad – La vulnerabilidad

¿Qué pasaría si de repente alguien te dijera que la vulnerabilidad esa de la que huimos te hace ser una persona auténtica y genuina?

Recientemente he descubierto a Brené Brown  una persona que trabaja como trabajadora social y que se denomina a si misma como “una investigadora que cuenta cuentos  y que dedica su tiempo a estudiar las conexiones humanas, en base capacidades  tales como empatía, la pertenencia y el amor. Recientemente  tras una investigación de más de 6 años nos desvela su conclusión sencilla y transcendente que le ha ayudado a conocerse a sí misma y a la Humanidad.

Brené Brown vivió en su última investigación un proceso que amplió su percepción de investigadora, cambiando completamente  su manera de vivir, trabajar y amar.

Desde sus inicios como investigadora social, basaba toda su actividad profesional bajo el dogma propio del pensamiento científico, que aprendió en la universidad “todo lo que no se pueda medir, no existe”.  En sus investigaciones trata temas relacionas con el comportamiento social de las personas y sus conexiones. Sin duda temas en los que el volumen de información, datos cruzados, entrevistas, grupos focales, estudios, etc generan una gran dispersión y confusión que requiere de una gran actitud metódica y organizadora.

fuente: jeffgissing.com  …Adios perfecto, hola coraje!

“Las historias son datos con alma” -Brené Brown

Brené habla de la importancia de la conexión humana, y que es por ella por la que estamos todos aquí y da sentido a nuestras vidas. Estamos programados para sentirnos conectados,  pero… ¿qué es eso que nos conecta?

En las primeras semanas de investigación Brené descubrió aquello que descifraba la conexión humana. El elemento que descifró la conexión era sencillamente ” la vergüenza”.

” …la vergüenza se entiende fácilmente como el miedo a la desconexión- ¿Existe algo en mí que si otros lo saben o ven, no seré digna de conexión? Lo que les puedo decir es esto: es universal, todos lo sentimos. Las únicas personas que no sienten vergüenza son las incapaces de sentir empatía o conexión humana. Nadie quiere hablar de ello y cuanto menos lo hablas, más lo sientes. Lo que refuerza esta vergüenza es: “no soy suficiente bueno”. Todos conocemos este sentimiento, el “no soy suficiente, no soy suficiente delgado, suficiente rico o suficiente brillante, o no me han ascendido lo suficiente”… Lo que lo corrobora es esta vulnerabilidad insoportable. Esta idea de “para que exista conexión debemos dejarnos ver”, que nos vean de verdad… ”  – Brené Brown

Entonces, es la vergüenza en nuestras vulnerabilidades las que nos desconectan  entre los humanos.
Brené entendió que era la vergüenza y como funciona pero había algo que faltaba. Y así continuo su estudio que se prolongó por 6 años de intenso trabajo de entrevistas, y dividió en 2 clases a las personas. Por un lado las personas que tenían un sentido de dignidad, personas con un fuerte sentido de amor y pertenencia. Por el otro lado las personas que luchan por mantener la dignidad preguntándose si son suficientemente buenos.

De estos dos grupos determino que solo existía una variable contrastada que los diferenciaba. Y era que las personas con un fuerte sentido de amor y pertenencia  pensaban de si mismas que eran dignas de amor y pertenencia, que valían la pena.

Es el miedo generado por la vergüenza de nuestras vulnerabilidades las que nos desconectan de las personas y de las nuevas oportunidades.

fuente: desmotivaciones.es

Tras ese descubrimiento, centro su trabajo en el colectivo de personas que se sentían dignas y que Brené denomino “genuinas”. Quería averiguar que era lo que tenían en común estas personas genuinas que define como personas entusiastas y sinceras que viven desde un sentido profundo de dignidad.

El siguiente descubrimiento fue que estas personas genuinas tenían varias cosas en común. La primera era el sentido de coraje, que viene de la palabra latina “Cor” de corazón, que significaba:

“…explicar la historia de quién eres con todo tu corazón…” – Brené Brown

Estas personas tenían el coraje de ser imperfectas y aceptarlo humildemente. La segunda cosa que tenían en común era  la compasión para ser amables consigo mismo primero para luego serlo con los demás.

La tercera cosa común es que están conectadas con su vida, renunciando a quienes pensaban que debían ser para ser lo que eran, es decir ser uno mismo, ser auténtico.

La cuarta y última cosa que compartían las personas genuinas es que aceptaban por completo la vulnerabilidad, les parece que aquello que les hace vulnerables les hace también hermosos. Para ellos la vulnerabilidad no era algo incomodo y que era además necesaria.  Estas personas genuinas  por ejemplo hablaban de:

“… la buena voluntad para decir “te amo” primero. La buena voluntad de hacer algo donde no había garantías. La disposición de respirar calmadamente mientras esperaban al médico después de su mamografía. La voluntad de invertir en una relación que pueda o no salir bien. Pensaban que esto era fundamental…”

Fue en este momento cuando Brené cambio su vida, hasta entonces su misión como investigadora era controlar y predecir fenómenos sociales. Ahora entendió que la manera de vivir era la vulnerabilidad, dejando de controlar y predecir.

“… Sé que la vulnerabilidad es el núcleo de la vergüenza y el miedo y de nuestra lucha por la dignidad. Pero también es donde nace la dicha, la creatividad, la pertenencia, el amor… “

Entonces la vulnerabilidad fue protagonista en la vida de Brené para recuperar su propia y verdadera vida.

Brené continuo investigando a los “genuinos” dado que aprender de ellos es fundamental en un mundo donde la mayor parte de la sociedad ven en la vulnerabilidad la vergüenza y por consiguiente la desconexión con su verdadera autenticidad.  Entendió también que no se puede insensibilizar lo malo sin anular la dicha…no se puede insensibilizar la vulnerabilidad porque estaríamos insensibilizando nuestro lado positivo.

fuente: i.cdn.turner.com…soy suficiente

Si hay miedo a la vergüenza, entonces  la vulnerabilidad crece. Sin embargo tomamos una dirección negativa para tratar la vulnerabilidad y es intentar ser perfectos, y esto no funciona.

Hay varias cosas que podemos hacer para llegar a esa autenticidad verdadera desde la vulnerabilidad:

  • Aceptar la imperfección y aceptar que somos dignos de amor y pertenencia por ser tal y como somos
  • Dejarnos ver, que nos vean vulnerables, expresar nuestros sentimientos y emociones sin miedo al rechazo
  • Ser vulnerables es estar vivo, porque cuanto tenemos el valor de reconocer nuestras debilidades a los demás, es cuando estamos conectados con la vida, estamos conectado con los demás.
  • Creer que somos suficientes, porque es entonces cuando nos sentimos los suficientemente tranquilos como para escuchar, para ser más amables y considerados con los demás y con nosotros mismos.

El poder de la vulnerabilidad para ser genuinos y auténticos.

Enlace para compartir en otras Redes Sociales: http://wp.me/p3akPp-Sd

compartir facebookcompartir twitterGracias por tu lectura  :)

Puedes seguirme desde:
Mi perfil personal en Facebook, dando al botón “Seguir”
Mi perfil personal en Twitter, dando al botón “Seguir”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s