El planeta libre / prohibido – Película

Imagínate un planeta más pequeño pero similar a la tierra…

en donde las personas viven por encima de los 100 años sin apenas envejecer. Estas personas viven en paz y armonía con la naturaleza formando parte de una gran  comunidad intergeneracional.

La evolución del este nuevo ser humano ha consistido  en el desarrollo humano integrándose en la naturaleza siendo unidad desarrollando  una vida sencilla, desprendida de prácticamente todo lo material. También compartiendo libremente  el amor, el alimento, los espacios, las producciones  y a la vez  desarrollar  sus  avanzadas habilidades mentales (telepatía y teletransporte)  que fueron atrofiadas por un viejo modelo materialista dependiente de las maquinas, la tecnología y el dinero (nuestro planeta actual).

Para estos seres humanos  la realidad de hoy de nuestro planeta tierra es el pasado, es parte de la historia que solo los mayores de la comunidad recuerdan con cierta preocupación.  En esta comunidad se mezcla un estilo de vida sencillo, compartido y ecológico, siendo 100% sostenible sin generar  impacto alguno  en su  planeta y a la vez un desarrollo humano de plenitud y felicidad en libertad. En definitiva…

“…Nada de estrés, ni ruidos, ni contaminación, ni malos hábitos de vida, ni complejos, ni disputas materiales, ni el valor del dinero como contrapunto a cualquier acción o necesidad en el día a día. ¿Cuesta imaginar una realidad así? Realmente, con los patrones de sociedad en los que vivimos, es más que una utopía… aunque puedes imaginarlo con claridad y exactitud gracias a la película francesa El Planeta Libre (La Belle Verte), una auténtica obra maestra que no deja indiferente a nadie, que pasó desapercibida tras su estreno en 1996 y que, para mayor morbo, fue prohibida en su día en la Unión Europea. Sin duda, siendo muy irónicos, se trata de toda un arma de destrucción masiva… Toda una crítica a los parámetros pre-establecidos en esta sociedad, a veces delirante, en la que nos dejamos llevar, a través de un humor perspicaz que te llevará a una intensa reflexión. “ – por Ecotumismo

Quizás encontremos cosas que aprender de esta película…personalmente me ha resultado divertida y a la vez inspiradora. ¿ Y si fuera esta película una posible visión del futuro? En ella se habla de un paso de lo industrial a un nuevo renacimiento… este es un viaje interior hacia un nuevo planeta. Bienvenidxs al pequeño  planeta libre  :)

Un breve resumen de la película:

fuente: entransicion.com.ar

En la reunión anual del planeta, donde intercambian libremente sus productos fruto del trabajo y deciden en forma comunitaria sus viajes, surge siempre la misma pregunta: “¿Alguien quiere ir a la Tierra?”. Nadie se atreve a hacer un viaje a este peligroso y primitivo mundo, hasta que Mila, la hija del último hombre que visitó La Tierra, se ofrece como voluntaria.

Al llegar aterriza en París, en medio del caos urbano de la gran ciudad, y se producen todo tipo de situaciones graciosas pero que a la vez nos hacen reflexionar profundamente. En cada ocasión que Mila entra en contacto con un humano, se activan sus ondas y provocan cambios en las actitudes y comportamientos de los terrícolas gracias a un “programa suave” de desconexión. Asimismo en casos excepcionales Mila también puede activar a voluntad un “programa fuerte”, el cual desconecta casi por completo al humano de su realidad terrestre.

Así a través de estas situaciones y de los ojos de alguien que no vive la cotidianeidad de nuestras actividades habituales, podemos descubrir con humor, ingenuidad y también si poseemos una suficiente dosis de autocrítica, diversos aspectos de nuestra alienada sociedad, sus distorsiones, sus contradicciones, los caminos sin salida en los que a veces transitamos, y muchas conductas aberrantes que dentro de las pautas de la civilización solemos juzgar como “normales”. De igual manera la película nos ofrece un muestrario de las asombrosas cosas que pueden pasar en nuestras vidas si “conectamos” con otras realidades y otros niveles de conciencia.

Por medio del buen humor como su principal recurso, esta película invita a un excelente ejercicio para entender de qué manera y sin darnos cuenta, solemos encuadrarnos en modelos mentales y paradigmas que rigen la realidad circundante, dictándonos en forma inconsciente los parámetros de “lo que debe ser”, y las pautas culturales acerca de la forma en que pensamos y actuamos.

El Planeta Libre (La belle verte) – 1996 de Coline Serreau

Enlace para compartir en otras Redes Sociales: http://wp.me/p3akPp-13c

compartir facebookcompartir twitterGracias por tu lectura  :)

Puedes seguirme desde:
Mi perfil personal en Facebook, dando al botón “Seguir”
Mi perfil personal en Twitter, dando al botón “Seguir”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s