El cambio hacia los 7 hábitos efectivos – Stephen F. Covey

En mis comienzos en el arte del autoconocimiento y el desarrollo personal, con el despertar de conciencia  fui descubriendo información y contenidos muy relevantes y atemporales que ya estoy compartiendo aquí en mi blog personal. Hoy comparto una información muy importante para ayudarnos en el cambio, allí donde mayor efectividad podremos generar, en nosotrxs mismxs, de dentro hacia fuera.

El Dr. Stephen F. Covey fue una admirada persona cuyo reconocimiento mundial se debe  en gran parte a la difusión de conocimiento para el empoderamiento en personas y organizaciones. También su éxito personal se debe a la creación de libros referentes en el desarrollo personal y humano como por ejemplo la obra  “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas” . Este libro es uno de los pocos que he comprado por motivación personal. Sin embargo no es un libro el cual se pueda leer como una novela de principio a fin sin más. Es un libro para leer poco a poco, experimentar y avanzar. Y de vez en cuando volver a releer para recordar.

El objetivo de esta publicación llamada El cambio hacia los hábitos efectivos ( I ) es el de introducirte en los 7 hábitos de las personas altamente efectivas mediante una serie de entradas ordenadas en 5 paginas más dentro de la misma publicación para que poco a poco interiorices parte del conocimiento que hoy quiero compartir contigo. Según define el Dr. Covey el proceso de los 7 hábitos puede llegar a ser una de las experiencias más emocionantes de tu vida.

Los Principios Fundamentales

El propósito fundamental de los 7 hábitos es aprender a conducir tu vida de una forma realmente efectiva. Todo ello se consigue mediante la constancia y la paciencia en este proceso para tu desarrollo personal e interpersonal.

El Dr. Covey habla de que tendremos que pagar un precio personal para poder integrar los 7 hábitos en nuestras vidas. Posiblemente tendremos que cambiar cosas de nuestra vida y también comenzar a distanciarnos de ciertas cosas y personas. Es un reto como es subir hasta la cumbre de una montaña.  En este ascenso sentiremos el peso de los viejos hábitos y comprenderemos lo necesario que es desprenderse de ellos para seguir avanzando. A medida que vamos avanzando empezaremos a sentir los efectos positivos de estos nuevos hábitos.

Con este proceso podemos esperar aumentar:

  • la capacidad para lograr las metas personales y profesionales.
  • el desarrollar mejores relaciones personales con nuestros seres queridos y las relaciones interpersonales de colaboración con nuestros compañerxs profesionales.
  • la efectividad

Ahora bien para introducirnos en este proceso se requiere de una actitud abierta hacia el autodescubrimiento, y llevar a cabo la practica de la interiorización de estos nuevos hábitos.

Siembra un pensamiento y cosecharás una acción, Siembra una acción y cosecharás un hábito, Siembra un hábito y cosecharás un carácter, Siembra un carácter y cosecharás un destino.

El hábito se genera a partir de aplicación del conocimiento (es la parte teórica, el el qué hacer y el porqué hacerlo),  la habilidad (es la parte practica, el cómo hacerlo) y por último el deseo ( la parte de la motivación, el querer hacerlo).

En conclusión  para crear un nuevo hábito necesitamos integrar las tres partes antes mencionadas y además ser persistentes y permanentes en el proceso.

El origen de los siete hábitos

El Dr. Stephen R. Covey antes de escribir los sobre los siete hábitos efectivos, estuvo investigando durante muchos años sobre muchas fuentes de conocimiento que iban desde las actuales fuentes hasta fuentes de más de 200años de antigüedad.  Tras toda esta investigación identifico un patrón común y transversal sobre la idea del éxito personal, interpersonal y profesional en el ser humano. Este hallazgo era el siguiente:

La mayor parte de las fuentes anteriores a los  últimos 50 años desde la actualidad,  hablaban de los principios o la ética del carácter como la base del éxito. Estos principios se  simplificaban en los siguientes:

Integridad – Fidelidad – Valor – Compasión – Contribución – Responsabilidad – Justicia

Estos principios son la base sobre la que Dr.Covey escribío los 7 hábitos.

En el análisis de los últimos 50 años sobre las fuentes de investigación, el Dr. Covey detecto que la ética del carácter o los principios fueron cambiados  a la ética de la personalidad. Esta última se enfoca más en las técnicas que en los principios. Es decir los principios no se pueden comprar pero si las técnicas para cambiar tu personalidad. Estas nuevas fuentes de conocimiento sobre el éxito personal se centraban en lo superficial, en el mundo del aparentar, el como vestir bien, el como crear la imagen correcta, o técnicas para influencia y manipular a otras personas… seguro que les suenan obras cuyos títulos dicen algo así “como convencer que te compren tus productos”  Es decir esta ética de la personalidad se centra en el cómo parecer y no en el cómo ser.  Es decir se basa en los engaños, en el marketing, en la creación de falsas necesidades en las personas, etc. Justamente todo esto tiene sentido en relación al sistema en el que vivimos donde se fomenta el consumismo de productos y conocimientos que probablemente nunca necesitaremos pero que nos hicieron creer que si lo necesitábamos, siendo manipulados por estas técnicas de la ética de la personalidad.

Fue en este momento cuando se perdieron la conexión con los principios, las raíces, lo que con el tiempo ha derivado en la crisis de valores humanos. Hemos construido una falsa confianza, entre personas que no actúan desde unos principios o carácter ético, sino que actúan por sus intereses ocultos por las técnicas de la ética de la personalidad.

El Dr. Covey representa esta división con la imagen de un iceberg, en donde la mayor parte de la sociedad invierte su energía en la parte superficial que se ve bajo la luz, la de aprender técnicas que otros puedan ver en nosotrxs, despreocupándonos entonces de la mayor parte de la masa del iceberg , la parte  más importante del ser humano que se queda oculta bajo la luz.

Nos centramos en el aspecto externo,  donde todo cambia, las practicas, los programas, los modelos, sin embargo no dedicamos el tiempo suficiente para descubrir aquello que es permanente dentro de nosotros, y que es realmente nuestra verdadera esencia, los principios no cambian. Antes de acometer una técnica tenemos que enfocarnos en nuestros principios porque estos nos ayudarán posteriormente a elegir las técnicas adecuadas para nosotrxs.

” Cuando usamos las técnicas para cubrir el vacio de nuestro carácter, nos volvemos manipuladoras y minamos la confiabilidad y la confianza.”

Lo que necesitamos principalmente es desarrollar la ética del carácter, los principios o la parte oculta del iceberg. Los siete hábitos primero trabajan el carácter para luego pasar a las técnicas.

“Métodos puede haber un millón y alguno más, pero principios hay pocos. El hombre capaz de captar principios puede luego escoger sus propios métodos. El que aplica métodos ignorando los principios con seguridad encontrará problemas” -Ralph Waldo Emerson

Empecemos por trabajar primero nuestras raíces, nuestro carácter, nuestro interior profundo para asegurar la confiabilidad  en la creación de relaciones interpersonales efectivas. Esta es la base del liderazgo personal e interpersonal necesario para un futuro de redes y liderazgo distribuido en nuestras comunidades.

El continuo de madurez

Los siete hábitos están interrelacionados entre sí creando un sistema.  La integración de todos los hábitos es lo que hace que sea un proceso efectivo, el cual  lo denomina el continuo de madurez.

Este proceso que va de menor madurez personal a mayor madurez personal e interpersonal, consta de 3 niveles.

  • Nivel de dependencia, situado en la base.
  • Nivel de independencia, situado en el medio.
  • Nivel de interdependencia, situado en la parte superior.

La dependencia:

Es cuando necesitamos de otrxs para lograr lo que queremos. Existen diferentes tipos de dependencias, como son la dependencia de alimentación y sustento,  la dependencia emocional de la valoración de otrxs, la dependencia intelectual del pensamiento de otrxs, la dependencia económica, etc.  También la dependencia es la actitud del tu, es decir la actitud de que la otra persona tiene la responsabilidad, tú no tienes que hacerlo, tú no puedes elegir. La dependencia crean las relaciones de amor-odio con otras personas. Existe el miedo a dar retroalimentación que pueda cuestionar la dependencia mutua.

La independencia:

Es cuando eres libre de la influencia externa, del control y del apoyo de otrxs. Es decir piensas y actúas por ti mismo. Eres tu quien tomas tus propias decisiones, tu te diriges a ti mismo desde tu interior. Obtienes lo que quieres por tu propio esfuerzo. Hay diferentes tipos de independencia, como son la física, la emocional, la intelectual, etc También la independencia es la actitud del yo, yo puedo hacerlo, yo puedo elegir.  La independencia es un estado mejor y más maduro que la dependencia, sin embargo no es la meta más efectiva para la vida. La meta más elevada es la interdependencia.

La interdependencia:

Consiste en la acción colectiva donde conseguir juntos, lo que tú quieres, lo que yo quiero y lo que nosotros queremos. La interdependencia es clave para el funcionamiento orgánico y natural de comunidades, familias, equipos, o cualquier unidad colectiva. Es también la actitud del nosotrxs. Podemos combinar nuestros talentos, ideas, sueños, energías, etc, para conseguir nuestro mejor éxito. La interdependencia genera las relaciones ganar-ganar con los otrxs.

“Hasta que no seamos independientes/autónomos, no podemos ser interdependientes.”

No podemos cooperar con otros si nosotrxs no somos autonomxs y no somos capaces de autoregularnos  cada uno así mismo.

Los hábitos que tendremos que desarrollar para pasar de la dependencia a la independencia, generan lo que  Dr. Covey denomina la “victoria privada” o lo que es lo mismo la efectividad con unx mismx. En este punto desarrollaremos lo que anteriormente denominamos la ética del carácter o los principios. Desarrollan la fuerza, el valor y la capacidad.

Los hábitos que tendremos que desarrollar para pasar de la independencia a la interdependencia generan la denominada “victoria pública” o la efectividad con lxs otrxs. Se basan en la cooperación, la comunicación y el trabajo en equipo. En esta parte del proceso desarrollaremos las habilidades o técnicas también denominado antes como la ética de la personalidad. Estos hábitos me ayudan saber como ayudar a lxs demás, como empatizar con los demás. En la interdependencia sale a la luz lo mejor de nosotrxs mismxs y de los demás, la aventura de la creación de colectivos y equipos interdependientes.

Por último tendremos el hábito de la mejora continua, de la renovación, reinvención o transformación, creando una espiral de desarrollo personal continuo.

Desarrollo general de los 7 hábitos de personas altamente efectivas.

Ahora empezamos a desarrollar uno a uno cada hábito.

Para pasar de la dependencia a la independencia

Hábito 1 – Ser proactivo

Tu vida es producto de tus valores y decisiones y no de tus sentimientos y condiciones. Lo contario de ser proactivo es ser reactivo, es decir que nuestra vida sea el producto de nuestro estado de animo, de  nuestros impulsos, de la actitud de otras personas. La proactividad se manifiesta con la toma de responsabilidades.

Hábito 2 – Empezar con el fin en mente

Todas las cosas se crean dos veces y el hábito dos es la primera creación. Esto consiste en visualizar mentalmente a dónde quieres llegar en tu vida o en una situación de tu vida. Podemos decir que esta visualización es  la visión personal (el porqué hacerlo) que tenemos que tener para cumplir la misión personal (el qué  y el cómo hacer).

Hábito 3 – Poner lo primero, primero

Tras haber decidido que es lo principal en el hábito dos, nuestra visión y misión personal (nuestro propósito u objetivo en la vida) ahora establecemos el compromiso de mantener esta prioridad lo primero. Lo opuesto de poner lo primero, primero, es poner en segundo, tercer o cuarto lugar lo realmente importante. Esto implica que en personas con buenas relaciones interpersonales, con integridad, son personas que están atrapadas por circunstancias sociales (horarios, interrupciones, etc) que las impiden hacer lo realmente importante primero. En esta situación estas personas no se cuestionan si son dueños de su propia vida o si son realmente gobernados por circunstancias ajenas a ellas y que les han establecido un plan o programa. Estas personas suben la escalera del éxito para darse cuenta una vez arriba de que la escalera esta apoyada en la pared equivocada,  se han dejado llevar por las circunstancias sociales y externas  y no ha cumplido con su objetivo  auténtico en la vida. Las cosas que importan más nunca han de estar a merced de las que importa menos.

Para pasar de la independencia a la interdependencia

Hábito 4 – Pensar ganar-ganar

Este es el hábito del beneficio mutuo. Partimos del paradigma del compartir y del principio de abundancia  o también del oceano azul. Es decir el pastel a repartir cada vez es más grande.

Lo opuesto a la abundancia es la escasez o del ganar-perder. Si tu ganas yo pierdo, si comparto voy a tener menos. Es decir el pastel cada vez es más pequeño.

Hábito 5 – Buscar primero entender y luego ser entendido

Este hábito se basa en la empatía. Siempre es aprender. Primero aprendes para luego enseñar. Entiendan primero antes de  ser entendidos, antes de buscar, antes de contribuir, antes de emprender acciones, antes de tomar decisiones.

Hábito 6 – Sinergizar o cooperación creativa

Con el hábito anterior descubrimos con el entender (escucha activamente) encontramos nuevas cosas que antes no veíamos. En base a este hábito se cumple que 1+1 = 3 o más.  La sincronización entre las personas colaborando y cooperando en un espíritu de plena interdependencia se consigue mucho más que  lo que cada persona puede hacer por separado. También es el principio de valorar las diferencias, es decir no solo de aceptarlas sino de celebrarlas.

Hábito 7 – Afilar la sierra

Esto es la renovación, el aprendizaje y mejora continua y constante. Lo opuesto a este hábito es dejar el filo de la sierra deje de estar afilada, dejar que las cosas no mejoren, dejar que tu cuerpo pierda vitalidad,  centrarse solo en buscar los placeres fáciles, Este hábito renueva a los 6 hábitos restantes.

Recursos para ampliar el contenido

Descarga libre del libro en pdf

Para profundizar más, el video completo.

Para no repetir los videos introductorios anteriores mira este video desde el minuto 30

Enlace para compartir en otras Redes Sociales: http://wp.me/p3akPp-1mX

compartir facebookcompartir twitterGracias por tu lectura  :)

Puedes seguirme desde:
Mi perfil personal en Facebook, dando al botón “Seguir”
Mi perfil personal en Twitter, dando al botón “Seguir”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s