El amor nos conecta aun siendo desconocidos

En la sociedad actual ocurre algo que de algún modo me entristece…mucha gente apenas se mira a los ojos cuando caminan por las calles. Algunos dicen que los ojos son el espejo del alma. Cuando transitas las calles mirando a la gente a la cara, observas que en general la gente baja la miranda hacia el suelo, cambia de sentido su mirada rápidamente, o miran al vacío sumidos en pensamientos , o sencillamente y cada vez más común y extendido miran a sus smartphones sin prestar atención a las personas que les rodean y el entorno en el que se encuentran.

Creemos estar conectados incluso hiperconectados con el mundo porque tenemos un smartphone en nuestras manos que nos permite comunicarnos con personas que están al otro lado del mundo, pero por otro lado parece que estamos totalmente desconectados de la verdadera realidad que es la que estamos pisando.  Internet nos ha conectado pero en su abuso también nos ha desconectado no solo de la gente, sino de nosotros mismos. En relación a esto comenté en la publicación “Ubicua-Asimilación” como estar hiperconectados “absorbiendo todo en todos los sitios, nos hace aprender más conocimiento pero también nos hace perder la imaginación que nos hace originales creadores.

En realidad esta hiperconexión virtual mal canalizada refuerza el sentido de aislamiento del individuo, siendo dependiente de terminales como laptos y smartphones para conectar con el mundo, siendo este “virtual”.  Es decir estamos conectados con un movil pero no con las personas. Estar con las personas es sentirlas, tocarlas, mirarlas a los ojos, etc. En realidad como ya comentaba en la publicación “Estamos conectados pero lo olvidamos” nuestro estado de aislamiento, es sencillamente un estado mental limitánte. La realidad es que estamos conectados todos con todos y con el todo.

Para activar la conexión con el entorno y las personas, podemos hacerlo simplemente con la mirada, simplemente mirando a los ojos. Solo con una mirada muchas veces puedes percibir como se siente una persona, los ojos dicen mucho. Quizás esa mirada te haga hacer algo más. Estar conectado con el momento y su abundancia,  te puede acercar a la buena suerte de la cual comenté en “La suerte es una actitud y una elección

Por un momento imagínate la siguiente situación quizás “extrema” (según nuestras propias creencias), en la que te encuentras cara a cara con una persona que no conoces de nada, y la miras a los ojos continuamente. Pueden suceder muchas cosas, pero cuando dejamos de lado nuestros pensamientos y solo estamos en el momento, parece ser que emergen sentimientos de amistad, de empatía. El amor siempre ha estado presente pero al estar desconectados unos de los otros este no aparece. Cuando nos vemos en una situación como esta, en la cual nos encontramos a solas ante una persona desconocida es sorprendente como podemos romper con el imaginario condicionado de lo socialmente establecido y directamente hacer lo que los sentimientos y emociones del momento te mueven… amor sin fronteras.

Versión en Ingles

Versión en Castellano/Español

Enlace para compartir en otras Redes Sociales: http://wp.me/p3akPp-1Qh

compartir facebook  compartir twitter

Gracias :)

Puedes seguir el Magazine desde:
Mi perfil personal en Facebook, dando al botón “Seguir”
Mi perfil personal en Twitter, dando al botón “Seguir”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s